Seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2011

Es allí donde me hago grande, cuando me desesperezco de todo y todos. Cuando mis ideas se refrescan como si sinplemente fueran grandes fuegos artificiales que van y vienen pero que al final siempre desaparecen.
Me parece ver todo con otra perspectiva, con otro aire de aprobación, y es que me he dado cuenta de que perdonar no significa seguir aguantando estupideces. Por eso voy a seguir mi camino haré lo que tenga que hacer, me caeré una y otra vez durante el intento, pero, siempre tendré la energía suficiente para levantarme.
                                    Y es que, caerse está permitido pero levantarse es obligatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja alegrías