Seguidores

domingo, 13 de noviembre de 2011

A veces, no hace falta complicar tanto las cosas, no hace falta darles importancia a ciertas cosas insignificantes, basta con dejar tu mente en blanco e intentar reir, sonreir mostrarte tal y como eres.
Me gusta ser como soy a mi manera ni muy dulce ni muy salado, simplemente así.
Me gustaría vivir en un sitio donde pudiera estar sola, sin preocupaciones ni gente alrededor. A veces me siento como una gaviota perdida en un mar lleno de petróleo, sin poder salir de esa laguna negra sin salida.
Siempre he pensado que es mejor dejar que las cosas pasen y que las aguas lleguen a su cauce. Como una gran tormenta y su arco iris final. Yo siempre he querido tener un final feliz, pero desgraciadamente no encuentro el manual de instrucciones que me guíe hasta esa felicidad que todos dicen que existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja alegrías