Seguidores

jueves, 8 de diciembre de 2011

Pérdida en el paraiso


Me subí a tu moto, me sentí feliz y enamorada como nunca antes lo había estado. Ibas rápido y no sabía con certeza a donde me llevabas. Pero, estaba ilusionada y con ganas de cambiar de aires. Era tarde, muy tarde, salimos de una discoteca, me dijiste que era una sorpresa, que me llevarías a un sitio inolvidable. Te creí, confié en ti, y me hiciste feliz. Llegamos a la playa, donde no había nada, lo único que lográmos escuchar fueron los murmullos de las olas y nuestras voces. Me dijiste que me harías la chica más feliz del mundo y te dije, que con el hecho de estar contigo lo era. Me diste un largo beso y me dijiste que me querías.
Durante esos largos meses me hiciste creer en el amor. Hasta que un día sin motivo alguno te cansaste de mi y me di cuenta que nunca te importé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja alegrías