Seguidores

domingo, 12 de febrero de 2012

Flawless

Odio a la gente perfecta, mas que nada porque no existe. Tener esa perspectiva de ti, pensar que eres increíblemente fuera de lo normal cuando eres exactamente igual que todos los demás. No tiene ningún sentido dar a entender así tu vida, engañarte de esa manera a ti misma. ¿Para qué?
Para huir de tus problemas y hacer ver que tu vida es perfecta cuando es una mierda, es decir igual que todas las demás. Lo peor de todo es que no logras entender el porqué de tu situación, hasta que llega esa persona que te abre los ojos y te hace ver la puta realidad que es de la que llevas huyendo toda tu vida. Porque muchas veces el verdadero problema no son los demás, tu status social, tu manera de vestir o cualquier otra insignificante cosa que quieras evitar perder. Muchas veces el problema eres tú y tu egoísmo que te impide ver en lo que te has convertido, nada más y nada menos que en lo que ansiabas ser.
Pero quizá ese sea el problema, quizá sea el momento en el que paramos de comprobar si había monstruos debajo de nuestras camas, porque nos dimos cuenta que estaban dentro de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja alegrías